La cejuela  

  • 0

La cejuela  

Tags : 

¿En qué consiste?

Una cejuela puede necesitar ser ajustada si está muy alta o ser sustituida por una nueva si está muy baja o es de mala calidad.

¿Cómo se hace?

Si la cejuela está alta y es de calidad aceptable, tan solo será necesario ajustar la altura de las cuerdas una por una en cada uno de los surcos con limas calibradas. La altura de las cuerdas en la cejuela se ajusta midiendo la altura de cada cuerda sobre el primer traste y con el mástil prácticamente recto. Después, tras hacer un ajuste general y definitivo a la guitarra, puede ser necesario volver a la cejuela para bajar la altura ligeramente.

Cuando una cejuela está baja es necesario sustituirla por otra nueva de hueso o un material sintético de calidad. Tras darle la forma y medidas necesarias, hay que marcar el espaciado de cuerdas correcto, hacer los surcos y seguir con el proceso descrito en el párrafo anterior.

¿Por qué es necesario?

La cejuela es una de las partes de la guitarra a la que menos atención se le presta cuando se trata de mejorar el ajuste general y la afinación de una guitarra.

Esté es otro aspecto que no se cuida mucho en las fábricas, ya que es más rentable dejar una altura “promedio”, que suele ser alta, que pararse a comprobarla y ajustarla en cada guitarra.

Respecto al sonido, la calidad del material de la cejuela solo afecta a las cuerdas tocadas al aire. Una vez que pisamos sobre un traste la cejuela no tiene efecto alguno sobre el sonido.

Una cejuela alta hará que la guitarra sea incomoda de tocar, haya problemas de entonación/afinación y sea difícil hacer un ajuste bueno y compensado.

Es frecuente que una guitarra que se siente como muy desajustada e incómoda de tocar tan solo necesite un ajuste de la altura de la cejuela.


  • 0

Ajuste y puesta a punto de una guitarra o bajo

Tags : 

¿En qué consiste?

En hacer que un instrumento funcione lo mejor posible sin sustituir piezas o hacer reparaciones complejas para que funcione lo mejor posible y se adapte a tu estilo y técnica.

¿Cómo se hace?

Si tras revisar el estado del diapasón, los trastes y el estado general del bajo o guitarra no hay ningún problema, procedemos a:

  • limpiar el diapasón y pulir los trastes;
  • instalar cuerdas nuevas;
  • ajustar la curvatura del mástil;
  • ajustar la altura de las cuerdas en el puente;
  • medir y ajustar la altura de cada cuerda en la cejuela;
  • revisar y reajustar la curvatura del mástil y la altura de las cuerdas en el puente;
  • octavar cada cuerda moviendo los patines del puente hasta conseguir una afinación lo más precisa posible en todo el diapasón;
  • revisar y limpiar los componentes electrónicos y ajustar la altura de las pastillas.

La principal diferencia entre ajustar una guitarra eléctrica o una acústica está en el puente. Es más laborioso en una acústica, ya que las cuerdas no se pueden subir o bajar a conveniencia mediante tornillos. A veces puede ser necesario sustituir la silleta del puente.

La altura o acción de cuerdas, dentro de un rango «normal», podrá ser ligeramente más alta o más baja según tu técnica con la mano derecha. Hay las siguiente opciones al hacer un ajuste:

  • adaptar el instrumento al músico;
  • que el músico se adapte al instrumento;
  • buscar un punto medio entre las  dos opciones anteriores.

¿Por qué es necesario?

Una guitarra puede no ser cómoda de tocar, tener mal sonido y una afinación imprecisa por varios motivos:

  • En una guitarra nueva, dependiendo del precio y la calidad de la fabricación, el ajuste puede no ser bueno. Algunas guitarras pueden necesitar tan solo un ajuste del mástil tras haberse movido por cambios de temperatura y humedad.
  • Las guitarras usadas pueden no estar en la mejores condiciones debido a suciedad acumulada, cuerdas viejas y un desajuste general. Problemas de fábrica, como por ejemplo una cejuela mas alta de lo necesario, pueden sumarse a todo lo anterior.
  • Un cambio de calibre de cuerdas.

Si tras un buen ajuste o comprar una guitarra que viene bien ajustada de fábrica, te preocupas de limpiarla, cambiar las cuerdas a menudo (sin cambiar el calibre) y evitas los cambios de temperatura y humedad bruscos, la mantendrás en buen estado por mucho tiempo.

Con un ajuste y mantenimiento regular tendrás la mejor experiencia posible al tocar con tu guitarra y podrás valorarla correctamente.